Antropología filosófica. Disertaciones 03.

 

 TAGS:

3. LA FELICIDAD.

La búsqueda de la felicidad ha sido uno de los objetivos primordiales del ser humano. La vida humana no podría concebirse sin el estado de felicidad. Sin embargo, dado que la vida en su contexto natural es típicamente hostil, confrontadora, agreste y violenta, el ser humano vislumbró la felicidad como un estado efímero, transitorio y precario. La felicidad es evidente que se entiende como un estado de bienestar, de comodidad, de placer, de satisfacción; el hombre primitivo, todavía con un pensamiento filosófico incipiente, rudimentario, más metafísico que racional, probablemente no se ponía a pensar qué era la felicidad y cómo obtenerla, sino que seguramente era feliz cuando había conseguido su alimento, y cuando no se sentía amenazado por algún peligro potencial. No es sino hasta que la humanidad alcanza un grado de civilización y prosperidad relativa cuando tiene el tiempo y la madurez mental para reflexionar, cavilar y conceptualizar la noción de felicidad.

 TAGS:

Pero cuando los sabios reflexionan en la felicidad, para entonces ya tienen un cúmulo de ideas y conceptos que no facilitan una definición sencilla. Las ideas del alma, el cuerpo, la divinidad, el propósito del hombre sobre la tierra, etcétera, no facilitan la razón de ser de la felicidad, sino al contrario: ahora lo que de principio se apreciaba como una condición inherente a la vida y la naturaleza humana, como un estado consecuente del proceso vital, se complica al entrar en un proceso filosófico, metafísico, religioso e incluso moral. El alma y el cuerpo fundamentalmente son el punto de partida para intentar descifrar por qué el hombre no alcanza la felicidad tan fácilmente. Por consiguiente, al pensar en esto, se destaca el propósito y fin del hombre cósmicamente como un elemento que orienta la razón de la felicidad. Es decir, al formularse la pregunta existencial ¿para qué viene el hombre a este mundo material tan de primera instancia adverso?¿cuál es su principio y fin, su razón de ser?, ¿el alma tiene qué ver con la felicidad o es el cuerpo el que obstaculiza la felicidad?

 TAGS:

 

Todas éstas y muchas preguntas más han sido respondidas por los pensadores de todos los tiempos. Mas el hombre sigue preguntándose si es feliz, ¿soy feliz?, eso es lo único que no cambia, y con las definiciones de la filosofía, la psicología, la ciencia, y la religión, el ser humano transita de la felicidad a la infelicidad. Incluso el concepto de virtud, como idea de excelencia entre los griegos, pasando por la noción de rectitud y don preciado del Cielo en el pensamiento oriental, ha jugado un papel sustancial y preponderante en la consecución de la felicidad. El hombre virtuoso es por consecuencia feliz, porque es el mejor, es excelente; el hombre recto, o con la gracia divina imbuida en su alma, es por ende feliz; el santo, el místico, es feliz. El lleno de amor, dice la religión cristiana, es feliz. El hombre que renuncia al deseo, alcanza el Nirvana, dice Buda, porque el sufrimiento es la causa de la infelicidad, y el deseo causa el sufrimiento, el deseo como el impulso por poseer las cosas materiales.

 TAGS:

Sólo el loco es feliz, decía un filósofo, no recuerdo cuál, porque el loco no se da cuenta, porque no es consciente; lo cual presupone que la felicidad se da en la inconsciencia, que saber y darnos cuenta de la realidad nos impide ser felices. En este ámbito, la psicología tendría que responder, y el psicoanálisis tendría la clave de la felicidad en el inconsciente. Al final de cuentas, son tantos los caminos, las preguntas y las respuestas, así como los sabios y científicos, los médicos y sacerdotes, que darían su versión y su propuesta, como los infelices que pululan por el mundo.

 TAGS:

Yo pienso que la felicidad es un estado de equilibrio, de armonía; que va de la mano del estado homeostático biológico, pero también va de la mano del estado anímico erótico en el sentido total y etimológico de la palabra: amor, placer. Y que efectivamente, como en los tiempos primitivos, ese estado es muy difícil de tener si hay necesidades primordiales insatisfechas. Por supuesto, también está la capacidad metafísica para lograr la felicidad por encima de estas cosas, como enseñaba Buda, como proponía Cristo, como expresaba Lao Tzu… En el fondo de cada ser humano está la razón de su infelicidad y su felicidad.

 TAGS:

 TAGS:

Antropología filosófica. Disertaciones 02.

 TAGS:

2. EL CUERPO.

¿Qué es el cuerpo?
El cuerpo es considerado desde el punto de vista biológico, religioso, filosófico y psicológico como una estructura material. También, como el alma, se considera desde el punto de vista religioso, creado por una entidad divina, y desde el punto de vista biológico, como producto de la evolución.

 TAGS:
El cuerpo a diferencia del alma, es materialmente sensible, es decir prácticamente se puede tocar, ver, oír, oler y gustar. Por esta razón es más fácil estudiar el cuerpo directa y experimentalmente, a diferencia del alma y lo subjetivo, como las ideas, los pensamientos y los sentimientos, que hasta la fecha no hay instrumentos de laboratorio que estudien directamente su fenomenología.

 TAGS:
Pero el cuerpo, a pesar de toda la ciencia, no deja de ser un misterio; es un instrumento orgánico prácticamente perfecto. Tiene regiones inexploradas y aún hoy en día desconocidas, como algunas partes del cerebro. Un fenómeno que va ligado al cuerpo es el de la vida, un hecho misterioso que no es posible replicar en el laboratorio. Y este misterio es el que promueve que el cuerpo sea un concepto también metafísico, ligado transversalmente con la idea religiosa de que el cuerpo es el recipiente material del alma.
Pero, ¿qué significa tener cuerpo? Significa pertenecer a una dimensión concreta: el mundo material, sensible, cualitativo y cuantitativo. La misma definición añeja dice, simple y llanamente: “Un cuerpo es aquello que ocupa un lugar en el espacio”. Es decir, mi cuerpo, los cuerpos, llenan un vacío, un hueco, en la dimensión cósmica. Y cuando el cuerpo deje de existir, cuando se convierta en polvo, y luego en energía, ya no será un cuerpo. Será otra cosa. De esta reflexión deriva la idea metafísica y religiosa de ¿qué pasa con el cuerpo cuando muere, ahí acaba todo? Biológicamente, estamos acostumbrados al hecho de qué cuando el cuerpo muere, ahí acaba todo; pero la filosofía opina que el cuerpo al tener significado anímico debe tener otro fin. La religión, específicamente la cristiana, lo resuelve diciendo que el cuerpo muere pero puede ser resucitado en algún momento determinado por el Creador. ¿De dónde surge esta creencia, tanto filosófica como religiosa? Quizá tenga que ver con la pregunta:  ¿Tiene alguna relación el cuerpo con el alma? Precisamente ésta es la razón por la que el cuerpo cobra su significado metafísico. Aristóteles es el mayor promotor de la dicotomía alma-cuerpo, al afirmar que el alma es el principio activo del cuerpo.

 TAGS: TAGS:

¿Por qué es importante el cuerpo?, porque filosóficamente, en unión con el alma, es la parte consubstancial del ser humano. En otras palabras: el ser humano es alma y cuerpo, una diada indisoluble. Al fin y al cabo, la interpretación nos lleva a considerar al cuerpo como recipiente material del alma, como el vehículo que necesita el conductor virtual para relacionarse con el mundo material.

 TAGS:
Pero independientemente del pensamiento filosófico o religioso, al percibir nuestro cuerpo surgen un sinfín de ideas, sensaciones, incluso sentimientos, que nos hace reflexionar en que este maravilloso organismo, es algo más que un simple jarrón poético, o un exótico transporte para la presencia intangible del alma y el espíritu. Yo siento, percibo mi cuerpo y no puedo desvincularlo de la parte subjetiva, interior, anímica. No siento lo mismo que cuando me subo a mi auto y me siento uno con él, a tal grado que puedo percibir a través de él, como si la carrocería fuera una extensión de mi piel. No, mi cuerpo, mi alma, mi mente y mi espíritu son una sola unidad.

 TAGS:

 

 TAGS:

Si mi alma necesita un cuerpo, es porque el cuerpo es parte esencial para comprender el mundo material y sus leyes físicas. No es ya un traje, es verdaderamente el alma encarnada, con piel propia, con sentidos; es más, en una comparación burda, como un “transformer”, una máquina con alma… Por eso al morir, yo creo que el espíritu guarda y conserva la forma corporal, como una identidad completa, para reconocerse.

Sin cuerpo, ¿cómo podría?

 TAGS:

Antropología filosófica. Disertaciones 01.

 TAGS:

1. EL ALMA.
El alma es una idea que se convirtió en concepto y estructura substancial del ser humano a través de los siglos y cuya noción, como la conocemos filosóficamente, es atribución de los griegos. Desde el punto de vista religioso, los egipcios son los individuos más antiguos que tenían la idea del alma (el Ba) y que pensaban que era la sustancia de vida y rostro del individuo, el espíritu (el Ka) era la personalidad, y ambas sustancias, Ba y Ka, junto con el cuerpo integraban al ser humano. De ahí todas las religiones consideran el alma y el espíritu como entidades inmateriales que de una u otra manera son creados por la divinidad creadora de acuerdo a la creencia respectiva y al final, después de la muerte, por lo general esta alma o espíritu es juzgada por los actos malos que haya cometido en su vida mundana . TAGS:
Y a partir de aquí, de la concepción religiosa o filosófica, o ambas, es como se configura la idea del alma y del espíritu. De hecho, cada pueblo, cada civilización tiene su creencia característica de este asunto y la ha adaptado a su propia evolución y transformación ideológica en el tiempo y en su historia particular. El individuo, no puede sustraerse a esta adaptación y contexto, y es por eso que la idea de alma es tan polifacética y diversificada en cada persona.

 TAGS:
En mi caso personal, la idea de alma se remonta a un contexto religioso cristiano católico que me hizo reconocerla como un soplo divino infundido en el cuerpo; una alma a la que Dios le había dado prácticamente una personalidad propia y particular. Teológicamente, en la religión católica, es muy complicado el concepto de alma.

 TAGS:

Finalmente, y una vez que por razones espirituales y de juventud, anduve transitando por diversas creencias diferentes al cristianismo, como el islam, el budismo y el taoísmo, decidí reestructurar mis creencias y espiritualidad a partir del budismo y el taoísmo. Por supuesto, esto modificó mi idea del alma y sus derivados. Añadido a esta reestructuración de concepto, el conocimiento filosófico tanto griego como taoísta, que sólo difieren en algunos puntos, y más adelante el conocimiento científico, sobre todo el neurobiológico, completaron mi concepto actual de lo anímico y lo espiritual.

 TAGS:
Lo anterior, a guisa de reflexión, me lleva a contemplar la maravillosa capacidad del ser humano de reconfigurarse, de adaptarse, y de ajustarse a nuevas formas, a nuevas reconsideraciones con respecto a sus creencias, y su percepción e interpretación de sí mismo y su mundo tanto interno como externo.
A la pregunta, profunda y trascendente, de ¿qué es para mí mi alma?, la respuesta aquí y ahora es la siguiente: Mi alma (psique, anima, soul) es el núcleo de mi ser, es la pila intangible de energía que me da vida, es la célula virtual que contiene los códigos universales y matemáticos del ser, es el origen de la mente (nóos, mens, mind) porque es quien la produce y es el modo dinámico por el cual se expresa. Y al final de todo, la integración de esta alma, mente y cuerpo dan forma a mi espíritu (pneuma, spiritus, spirit).
Lo último que quedaría por reflexionar es: ¿la manera como soy, mis pensamientos, mis sentimientos, mi persona, son inherentes a mi alma?

 TAGS:
Con certeza no lo sé. Sólo alcanzo a intuir que el alma, es como la célula, una unidad de origen, pero no lo es todo. Sólo contiene la capacidad de crecer, de adaptarse, de aprender. En ese sentido no creo en las almas malas de origen, pero sí creo que los espíritus pueden terminar siendo malos. Como los seres humanos cuando nacen, no son buenos ni malos, pero al crecer, sus circunstancias, sus experiencias, sus creencias pueden hacerlos proclives a la destrucción y a la maldad.

 TAGS:

En mi caso, mi alma está ahí, intacta, pero mi espíritu es el producto de mi vida y mis creencias. Algo así como, en suma, “Soy amable y sensible, pero también odioso y terrible”.

Manual del actor. Edición agotada.

Este video fue publicado en Junio 2012.

Por esas fechas la editorial Trillas me comunicó que la edición estaba por agotarse, aun cuando había en existencia unos 400 ejemplares. Yo decidí expresar mi agradecimiento de esta manera aprovechando este magnífico medio de Internet YouTube.

http://www.youtube.com/watch?v=ajy66EhZB6Q&feature=plcp   (con subtítulos en inglés)

http://www.youtube.com/watch?v=QMgSWvRIPx4&feature=plcp

(Recuerden que puede ajustarse la calidad del video para una mejor visualización)

Ahora, meses después, en septiembre 2012 la editorial me informó que

LA EDICIÓN ESTABA AGOTADA.

Se prepara la REIMPRESIÓN y nuevamente aprovecho ahora el espacio de este blog para

AGRADECER A TODOS LOS QUE HICIERON POSIBLE ESTE ÉXITO AL ADQUIRIR EL MANUAL Y CON ELLO FAVORECER EL PROPÓSITO DE DIFUNDIR Y PROMOVER EL ARTE TEATRAL Y LA TÉCNICA ACTORAL.

GRACIAS

Y QUE EL PLACER Y EL BIENESTAR SEAN PARTE DE SU VIDA SIEMPRE.

Un abrazo cordial

de

Pedro Zavala Vivas

El deseo de morir

 TAGS:

Una querida amiga, cuyo nombre me reservo por discreción y respeto,  me escribió a mi correo lo siguiente:

Lo transcribo porque es digno de una seria reflexión.

 TAGS:

“Querido pedro

Hoy perdí el deseo de vivir, no esta de mas decir que  no me atrevo a matarme.
Perdón, pero hay  varias causas que me hacen sentir que ya no sirvo, se que es por que me hacen daño personas malvadas y que esta nube pasara pronto.
Te beso y valoro, aunque jamás te viera de nuevo…”

Yo le respondí:

Qué te puedo decir. Diariamente, me encuentro con esta realidad de tanta gente. Ahora que estoy en la UVM estudiando la carrera de Psicología, ya te había dicho, ¿no?, decidí no ser terapeuta, sino investigador, porque ya me convencí que eso de curar a la gente, es una falacia. Ese dicho que dice  “genio y figura hasta la sepultura” es la pared en la que tarde o temprano los psicólogos se estrellan. El dicho que dice “árbol que nace torcido…” es todavía más feroz. ¿Que hay que hacer? Bueno, la única manera, más o menos efectiva de intentar ser funcional y lo menos infeliz posible,  es aprender y en la medida de lo posible adecuar las creencias en algo más práctico. Pero yo soy más bien pesimista en ese aspecto, creo que el ser humano es como un actor: le dan su papel, y lo actúa bien, mal, mejor o peor, pero no puede cambiarlo, sin riesgo de acabar peor de lo que se imagina al destruir el libreto que lo inserta dentro de la trama. Y no es esto un destino (fate), es una estructura, que también siguen los planetas, las estrellas, los átomos. Pero, es también como la guerra, estamos en medio de una batalla entre el bien y el mal, y muchos caen heridos, muertos, o quedan lisiados, otros tenemos un poco más de suerte y sobrevivimos esperando la bala perdida o la del que te tenía en la mira.
Así que, mi amada amiga, recoge tus zapatos y prosigue, intenta actuar lo mejor posible tu personaje, y también toma tu fusil y sigue disparando hasta la última munición, hasta el último aliento.
Tuyo, siempre:
Pedro Zavala Vivas

 TAGS:

La indefinición

 TAGS:

Hay en esta época una tendencia a la indefinición. Esto quiere decir que ahora cualquiera que encuentra oportuno cambiarle el nombre a cualquier cosa que le parezca candidata a un nuevo nombre, simple y sencillamente le pone uno nuevo.  Esto redunda en la confusión e incomprensión dentro de la comunicación cotidiana, lo que necesariamente provoca la interpretación errónea de las ideas y los conceptos. Y es que en el afán de exhibir un intelectualismo ocioso, nos es tentador el ánimo de inventar nuevas palabras y maneras diferentes de llamar a las cosas que se nos antojan rebautizables. Y es aquí donde se encuentran dos o más individuos charlando, analizando alguno o más temas, y de pronto, se sorprenden hablando de cosas diferentes o entendiendo ideas que no tienen nada qué ver con lo que están hablando. Yo, desde que descubrí esto en las charlas comunes de café, ya fuesen ajenas o con mis propios compañeros de tertulia, del asombro pasé al poco tiempo al divertirme con pláticas como ésta:

-         No, pues sí… Yo creo que la grilla y el despotrique de los políticos cada vez está más en entredicho…

-         Espérate. A qué políticos te refieres. Porque yo sé de algunos que hablan muy bien y saben lo que quieren…

-         Mira: para empezar todos los políticos, porque no hay uno solo que no sea así, saben lo que quieren… ¿y sabes qué es lo que quieren?  Agandallarse la lana. Hacerse ricos de la noche a la mañana con el dinero del pueblo… Sí, sí, sí… desde el politiquillo de banqueta, hasta los más altos, dizque funcionarios, de gobierno… ¿Tú sabías que el negocio más redituable es la política, precisamente?… No, no, no: no pierdas el tiempo en un negocio de ambulante… bueno, ése también es buen negocio: no pagas impuestos, sólo una pequeña tajadita; vendes el trabajo de otros, como la piratería, no pagas renta, ni luz ni agua, ni… bueno,…Ahora entiendes porqué traen una camioneta donde cargan su mercancía que no la tenemos ni tú ni yo que ganamos un buen sueldo como empleados… Ah, sí, pero te decía:  no vayas a perder tu tiempo y dinero de inversión en un negocio que, para empezar tiene un engorroso número de requisitos para obtener el permiso correspondiente, luego la renta, los impuestos, la competencia, peor si se te pone afuera de tu changarro, un “comerciante informal”, con puesto de fierro, que en lo que te lo cuento ya el armatoste se convirtió en fijo, anclado a la banqueta con cemento, ¿eh? ¿Cómo la ves? Entonces en menos de lo que te imaginas, ya tronaste y perdiste hasta lo que no tenías. ¡Ah! Pero si comienzas una carrera política, en un partido que garantice la aventura, el PRD, por ejemplo que por cierto es la oferta de hoy en día, m’hijito, ya la hiciste:  tu negocio es difícil que truene. Al contrario, si tienes talento(y si no, pues  aprendes) para la tranza, la mentira, el fraude, el trinquete, la labia, seguro llegas muy alto, y la lana a manos llenas. Claro que tienes que echarle ganas, como todo negocio, arrimártele a un buen árbol, y crecer a su sombra.  Ahí tienes a Carlos Salinas, se le pegó a uno, un político que ni su nombre sé, y en meteórico ascenso, fue el preciso, el mero-mero, el mandamás del país, pues…

-         Híjole, pues sí que me dejaste  de a seis… Aunque yo me refería… Uta… Ya  hasta se me olvidó, pero tú me entendiste, ¿no?…

En fin, este es un ejemplo, de entrada, en el que los interlocutores, usan una especie de dialecto urbano, y llevados por la mecánica de uso cotidiano de ese lenguaje, hasta a nosotros se nos hace comprensible, y perfectamente claro. A propósito omití usar comillas en aquellas palabras que han sustituido a las palabras propias de un lenguaje más académico. Pero esta sustitución lingüística, comenzó así, con una nueva palabra para designar lo que ya estaba identificado. Cómo comenzó todo, es tema añejo en los tratados de lingüística. Pero la indefinición se da cuando el objeto ya no tiene qué ver con su raíz. Yo siempre me preguntaba, ¿por qué ese llama así tal o cual cosa? Y al indagarlo, comprendía, y a la vez me sustraía a la tentación de inventar un nuevo nombre, porque sabía el origen del nombre. Es decir las cosas van unidas a su origen nativo en cuanto a nombre y definición se refiere.  Hay objetos que los conocemos por su nombre egipcio, griego, romano, celta, árabe, náhuatl, sajón, persa, etc. y en tal contexto, aún cuando ya el nombre esté asimilado a nuestro idioma, tiene su esencia en el nombre original. Así que en la intención ignorante de llamar a una cosa con otro nombre, echamos a andar, no el enriquecimiento del lenguaje como algunos opinan, sino al surgimiento de un dialecto y quizá al nacimiento de otro idioma. Sería tan sencillo cuando habláramos utilizar los diversos nombres que una cosa tiene en los diversos idiomas, pero obviamente no lo hacemos porque ignoramos los demás idiomas, si  no de pronto en una conversación, yo diría hablando de la roca, piedra, guijarro, pedrusco, etc., además la pierre, la stone, la rock, la petra, la pietra, etc. Lo más curioso es que si yo supiera varios idiomas y yo utilizara como sinónimos las palabras del uso de cada idioma, me llamaría presumido o arrogante… Aún cuando es permitido, de por sí, utilizar frases o vocablos hechos, como sui géneris, dejá vu, etc. Y no es una cuestión de cultura, sino de elemental conocimiento de la lengua. Las distorsiones surgen en los clanes, grupos, y  corrillos, en los que se parte de la indefinición para poder incorporar la palabra sustituta. Por ejemplo, cuando de dice, en la jerga juvenil -¿qué onda?, por -¿qué ocurre?, ya se empieza a intentar una diferencia con otros grupos, por ejemplo con el grupo de la momiza, es decir los rucos, los mayores. Porque en este caso, los jóvenes, intentan ser más simplistas, a diferencia de sus maestros o sus padres, que les parecen rebuscados, complejos, con sus palabras incomprensibles, y es verdad, son raras  e incomprensibles porque no quieren incorporarlas a su propia manera de hablar, además que siempre querrán ser diferentes, ¡diferentes a qué? Porque cuando ves a los jóvenes diferentes, juntos, en su diferente grupo, o su nuevo clan, no distingues uno de otro, porque son idénticos, en ropa, en cabello, en estilo, y hasta en maquillaje. Oh, sí, diferentes a otros de otro grupo, pero idénticos entre sí, como uniformados, como soldaditos de un nuevo  y diferente ejército. Y no se dan cuenta que la verdadera diferencia está en distinguirse unos de otros por su diferente forma de ser realmente, por el desarrollo de sus propias habilidades o capacidades. Pero en este intento por ser diferentes radica en mucho la deformación de la palabra, de tal manera que se hace necesario estudiar los diferentes nuevos léxicos como si fuera un nuevo lenguaje, de hecho.  A mí a veces, como maestro, los jóvenes estudiantes al querer discutir algún tema, siempre comenzaba yo por decirle al que alegaba:           -primero defíneme tu concepto, sujeto, o ítem, para saber de qué estamos hablando.  Porque en ese tenor, es fácil hablar de cosas totalmente distintas y en ese aspecto no será sencillo ponerse de acuerdo. Ese es el problema. Mismo que se agudiza si los conceptos son subjetivos o abstractos. Podemos hablar e intercambiar opiniones acerca del amor, por ejemplo.  Pero si tú tienes un concepto del amor, y yo otro, hablaremos de cosas distintas, y lo más irónico es que lo más seguro es que ninguno de los dos hablemos del amor en sí. Por tanto, definamos primero qué es la palabra amor, su significado y su concepto…. Por ejemplo.

Ah, y no hablemos de la comunicación actual para chatear, para mensajear, o escribir un tweet en Internet, porque ese es otro cuento para alguna otra ocasión.

 TAGS:

Manual del Actor. Video.

http://www.dailymotion.com/embed/video/xrkvw4<br /><a href=”http://www.dailymotion.com/video/xrkvw4_manual-del-actor-english-subtitles_shortfilms&#8221; target=”_blank”>Manual del actor. English subtitles</a> <i>por <a

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.