Teorías de la personalidad

LAS TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD

UN RESULTADO DE LA BÚSQUEDA PARA LA COMPRENSIÓN DE LA NATURALEZA HUMANA

por

Pedro Zavala Vivas

presencia.escenica@gmail.com

pedro@pedrozavalavivas.com

p.z.vivas@gmail.com

ensayo

Mayo 2011

RESUMEN.
La importancia que las teorías de la personalidad tienen, como base fundamental  en los estudios que integran el universo de la psicología, debe fomentar en el estudiante de esta materia la comprensión y valoración de ellas como imprescindible conocimiento que oriente su vocación como futuro psicólogo, y asimismo amplíe el horizonte y perspectivas de su futuro campo de práctica.
Palabras clave:  teoría, personalidad, persona, personaje, teórico, terapia, terapeuta, paciente, cliente, modelo, psicodinámica, humanista, conductual, conductista, cognoscitivo, aprendizaje.
ABSTRACT.
The importance of personality theories have as a fundamental basis in the studies included the world of psychology, should encouraged the student of this subject, understanding and appreciation  of them as essential knowledge to guide his vocation as a future psychologist, and also expand the horizons and prospects of their future field of practice.
Keywords: theory, personality, person, character, theoretical, therapy, therapist, patient, client, model, psychodynamic, humanist, behaviorism,  behavioral, cognitive, learning.
INTRODUCCIÓN.
 Todo estudio de la psicología, todo plan académico de estudios psicológicos, inevitable e ineludiblemente, de una manera u otra, contempla la revisión y examen de las teorías de la personalidad. Ya sea en su conjunto o en particular, las teorías de la personalidad significan la base sustancial de la que parten todas las premisas, las investigaciones, las propuestas, las disertaciones, los desacuerdos, las escuelas, las corrientes, y hasta los estilos que cada autor con sus aportaciones y descubrimientos o postulados epistemológicos ha generado a lo largo de la historia de la psicología.  Entendido esto, lo que se impone es dejar muy claro para el estudiante de psicología, que sea cual fuere su intención, vocación, o propósito, al integrarse al estudio de la disciplina psicológica, es que tarde o temprano se encontrará ante el hecho de que el ser humano es ante todo una persona.  Y que el individuo, incluido el propio estudiante, sea cual sea su denominación, creencia, afiliación, o estatus, de una manera coloquial, de una forma simple y llana, de una manera incluso vulgar, entre la gente siempre los demás lo identificarán como una persona. La importancia de ser persona implica distinciones comopersonaje y personalidad. Estos aspectos del ser humano: persona, personaje y personalidad, van a ser el punto de arranque para que desde los remotos tiempos de la Grecia filosófica propicien las disertaciones que tipifican  e identifican al individuo y sean punto de arranque para su filiación existencial y sus características distintivas entre los demás seres vivos.
LAS TEORIAS DE LA PERSONALIDAD.
 Uno de los misterios que más ha intrigado al hombre, desde la aparición del pensamiento lógico, y posiblemente desde antes, es el concepto, la idea y la realidad de la naturaleza humana.         El problema más importante y tal vez el que más temores nos despierta es el conocernos a nosotros mismos. Este conocimiento es quizá la más estimulante de todas las cuestiones. Representa el intento de comprender las causas y motivaciones de las distintas formas de pensar, de sentir y entender al mundo que tiene cada persona. Lo que motiva las diferentes conductas, las formas específicas y únicas de organización de cada ser, es lo que hemos llamado personalidad, ya que ésta es lo que hace que, siendo en lo biológico muy similares, seamos como individuos, distintos y únicos.
Es por esto que el estudio de la personalidad nos enfrenta a diversos retos y muchas dificultades, ya que para comprenderlo no basta con aplicar las reglas de las ciencias naturales, porque pretendemos emprender algo que es único, diferente, y que en cierta forma no se repita nunca. Esto ha conducido tanto a psicólogos como a psiquiatras a tratar de estudiar al hombre, en cuanto a personalidad, a través del modelo histórico. Se busca en la historia individual las formas especiales y únicas de organización de la personalidad, que han producido en el individuo sucesos y relaciones significativas desde su más temprana infancia.
Por tal motivo, en la revisión y presentación de las más importantes teorías de la personalidad, es usual comenzar con el pensamiento psicoanalítico de Freud, a quien debemos la prominencia fundamental en el desarrollo del carácter y la personalidad a partir del nacimiento y que plantea en forma definitiva la estructuración de la personalidad en los primeros 7 años de vida. A esta teoría debemos agradecer el énfasis en el estudio histórico del ser humano para entender en forma científica su personalidad.
La trascendencia del estudio de las teorías de la personalidad estriba en la selección que se haga de las distintas teorías, de la forma en que se les clasifique, en la calidad de la síntesis; y cubiertos estos requisitos, el factor de mayor relevancia consiste en la claridad y parcialidad de los enjuiciamientos. Dado que las teorías de la personalidad son guías, a manera de catálogo, para entender la naturaleza humana, varias de ellas pretenden darnos una explicación total del hombre; mientras que otros autores o teóricos contemplan sólo aspectos parciales para entender la conducta humana.
Es por todo lo anterior que se hace necesario para los estudiantes de nivel licenciatura de  psicología el revisar a fondo los autores y sus diversas teorías de la personalidad, con el fin de conocer las distintas opiniones que cada uno aporta. Es lógico que, de acuerdo al plan de estudios de cada escuela y el enfoque  temático que se proponga, se escoja determinado texto de determinado autor analista o compilador, y que a la larga se perciba que se vieron determinados teóricos y otros no, o que se resaltaron unos y otros quedaron eclipsados. En ese caso que será inevitable, es  ideal que se intente en la primera oportunidad  revisar los libros más actualizados, y los clásicos, que contemplen en conjunto la mayoría de los teóricos y sus teorías. Aún cuando parece agotador, se hace necesario dada la amplitud, y en ocasiones lo aparentemente contradictorio, que presentan algunas teorías.
La mayoría de los teóricos de la personalidad generalizan con su teoría, y dado que la personalidad y la conducta humana son muy complejas para ser explicadas por una sola teoría, es de primordial importancia que el estudiante que se inicia en este conocimiento conozca y pueda comparar la mayor parte de las teorías. En la mayoría de los casos no tienen el mismo sentido ni la misma profundidad  y solamente  podrá comprenderlas comparándolas y, lo realmente importante , una vez que las conozca será posible aplicárselas a sí mismo.  De ese modo, a través consecuentemente de la vivencia personal del conocimiento de las teorías de la personalidad estará capacitado para desarrollar un juicio y una selección temática que le permita ir elaborando un conocimiento más general y funcional de la personalidad. La principal labor del estudiante de la personalidad es caracterizar la conducta individual, es decir debemos ser capaces de formar un modelo de una persona, de tal manera que las características de ese modelo sean semejantes a las características  y procesos reales que tienen lugar en la persona que se está representando. Cuando seamos capaces de eso, entonces se comprenderá la importancia fundamental de la que hemos estado hablando de las teorías de la personalidad.
APORTACIONES DE LAS TEORÍAS DE LA PERSONALIDAD
EN MI FORMACIÓN COMO PSICÓLOGO.
 Las teorías de la personalidad, dado que son la base fundamental para comprender la ontogénesis de la psique humana, contienen por sí mismas el indispensable marco teórico que posibilita una mejor comprensión del objeto de la psicología. Independientemente  del propósito o vocación que el estudiante tenga cuando se decide estudiar la carrera de psicología, el aspecto que es común en todos los estudiantes de esta disciplina es el que se refiere a conocer más de sí mismo y mucho más de los demás. Y todas y cada una de las asignaturas que conforman el plan de estudios de psicología, sea la institución que sea, no tendrían sentido si no orientan de una manera u otra al estudioso  hacia el conocimiento del ser humano en cuanto a procesos mentales, anímicos, afectivos, emocionales, sensoriales, y su repercusión en la manera de ser, comportamiento o conducta de éste mismo. Este ser humano o persona, que piensa y siente, que ríe y llora, que se angustia o deprime, o que sueña y hace cosas a veces sin saber por qué, es el objeto de la psicología. Pero, ni las neurociencias, ni la epistemología, ni la historia de la psicología, ni los procesos psicológicos básicos, la metodología científica cualitativa o cuantitativa, la técnica de la entrevista, y todas las materias que integran cualquier plan de estudios, nos llevará a explorar de manera sistemática, específica y profunda la personalidad del ser humano, como las propias teorías de la persona.
Una vez que se conoce cada una de las teorías y su aportación particular, se va armando el rompecabezas que se presenta como una imagen virtual de la persona humana. Y es entonces cuando cobran sentido todas las demás asignaturas del programa académico.
La principal aportación que las teorías de la personalidad otorga es conocer la diversidad de hallazgos que cada teórico expone, y que conforme se conocen una a una  es como tener una porción de ese misterio que representa la persona humana. Es un enfoque particular, es ver al ser humano en su tridimensionalidad y cada uno ampliar, como a través de un lente cognoscitivo, una parte  que se observa desde una perspectiva específica. Definitivamente, mi formación como psicólogo no estaría completa y adolecería de una raíz, de un basamento, de esa cimentación sin la cual una edificación sería endeble y fácil de demoler. Y la cuestión que conciente o inconscientemente planteo en el estudio de la psicología, acerca de la naturaleza intrínseca de la persona, sería contestada solo quizá después de un largo recorrido y exploración multidisciplinario.
CONCLUSIÓN.
 Una vez que se han explorado y revisado las teorías de la personalidad, es posible percatarse que cada teoría contiene constructos y postulados universales y eternos. Tendrán significados diferentes en periodos diferentes de la vida. La aplicación personal debe ser una aventura continua. Si se hubieran leído las mismas teorías hace diez años, quizá tuvieran un significado diferente. Si se revisan otra vez en otra época de la vida, tendrán seguramente otro significado, debido a que se interpretarán desde la perspectiva de un estilo de vida distinto. Las teorías pueden ser útiles sólo si los constructos y postulados son abstracciones, pero se deducen a partir de conductas y comportamientos reales. Pueden adquirir significado para uno si se aplican a las  propias conductas en forma personal.  Resulta interesante y se antoja proponer la hipótesis de que una teoría particular de la personalidad se aplica más directamente a nosotros o a nuestros problemas personales que las otras teorías. Podemos interiorizar en nosotros mismos si estudiamos la teoría de la personalidad que parezca tener más sentido para nosotros. Aunque las teorías de la personalidad se presentan resumidas en los libros de texto, debería identificarse la teoría que va más de acuerdo con los puntos de vista de nuestra vida. Lo siguiente sería ahondar más en el universo de esa teoría, ya sea comenzando por leer lo que los discípulos del teórico escriben acerca de la teoría y finalmente, por supuesto, los libros, artículos, y notas del autor de la teoría.
Lo más paradójico de todo es que es factible que cada uno de nosotros tengamos ya una teoría de la personalidad; realmente, es evidente que tenemos muchas imágenes de las personas, ya sea que nos demos cuenta o no. Dichas imágenes influyen profundamente en nuestra conducta. La imagen que tenemos de un niño marca una diferencia real en los pensamientos, sentimientos y expectativas  que tenemos del niño. Una persona que ve a los niños según criterios de adultos puede ver a su hijo como inmaduro o perturbado emocionalmente. Puede hacerle demandas irreales a ese niño. El problema no es el niño, sino la imagen errónea. Percibimos, a estas alturas,  que un adulto que ve  a un niño como “adulto pequeño”, le impondrá solicitudes y restricciones y e intentará moldear la personalidad y conducta del niño de acuerdo con la imagen del comportamiento adulto. Considerando, pues el poder que tiene una imagen, otro ejemplo puede ser la imagen tradicional de la mujer, los roles o papeles que se consideran aceptables para las mujeres que se restringían a ser ama de casa y madre criadora de hijos. Esta imagen está cambiando y los roles están incluso aumentando. Y así, seguiríamos hasta el infinito, con las miles de imágenes que derivan en roles y personajes.
Nuestras imágenes de las personas y nuestras teorías de la personalidad no son curiosidades académicas, más bien éstos elementos ejercen una poderosa influencia sobre nuestros actos. Lo que consideramos conducta normal o anormal, apropiada o inapropiada, deseable o indeseable, funcional o infuncional, depende de las imágenes que tengamos de ellas. La conciencia de que acogemos diversas imágenes de las personas debe alertarnos sobre la necesidad de examinarlas. Podemos considerar la posibilidad de cambiar nuestra conducta si cambiamos las imágenes que tenemos.
Y finalmente, a través de nuestra teoría de la personalidad, ya sea la que intuimos a partir de nosotros mismos o la que elegimos de las ya existentes, podemos incrementar el panorama de nuestro conocimiento de las personas y de nosotros mismos. Por consiguiente, podemos encontrarle sentido a más comportamientos y comprender mejor las amplias diferencias entre las personas.  Una forma de obtener control de nuestra propia conducta es conocer nuestra teoría de la personalidad y nuestras imágenes de las personas; y como ya dijimos, cambiarlas. Las teorías de la personalidad deben ser el instrumento para este proceso.
REFERENCIAS.
Bishof, L. J. (2007). Interpretación de las teorías de la personalidad. México.: Trillas.
Cueli, J. y Reidl, L. (2008). Teorías de la personalidad. México.: Trillas.
Frager, R. y Fadiman, J. (2010). Teorías de la personalidad. México.: Alfaomega.
 Calvin, S. H. y Gardner, L. (1984). La teoría psicoanalítica de la personalidad. México.:Paidos.
 Basquin, M. 1987). Psicodrama. Un acercamiento psicoanalítico. México.: Siglo XXI.
Bellak, L. (2000). Manual de psicoterapia breve. México.: El Manual moderno.
Bertherat, T. (1987). El cuerpo tiene sus razones. España.: Paidos.
Binet, A. (1905). L’ame et le corps. Francia. : Ernest Flammarion Editeur.
Daco, P. (1986). La nueva psicología. México.: panorama.
Durville, S. (1973). ¿Quién soy yo, quién eres tú? España.: Martínez Roca Ediciones.
Ehrennzweig, A. (1972). Psicoanálisis de la percepción artística. España.: Gustavo Gili.
Hothersall, D. (2005). Historia de la psicología. México.: McGraw-Hill.
Le Du, J. (1992). El cuerpo hablado. Psicoanálisis de la expresión corporal. México.: Paidos.
Lorenz, K. (1985). El comportamiento animal y humano. España.: Plaza & Janes Editores.
Miotto, A. (1978). Transtornos de la personalidad. México.: UTEHA.
Salama Penhos, H. (2001). Psicoterapia Gestalt. México.: Alfaomega.
Schilder, P. (1987). Imagen y apariencia del cuerpo humano. México.: Paidos.
Schneider, D. (1974). El psicoanalista y el artista. España.: FCE.
Sferra, A. y Wrigth, E. (1968). Personalidad y relaciones humanas. México.: McGraw-Hill.
Skinner, B. F. (1974). Ciencia y conducta humana. España.: Fontanella.
Smith, S. (1972). La conducta del hombre. Introducción a la psicología. Argentina.: EUDEBA.
Werner, W. (1970). Introducción a la psicología. México.: FCE.
Whittaker, J. O. (1970). Psicología. México.: Interamericana.

Acerca de Técnica actoral y psicología
Director teatral y maestro de técnicas actorales. Estudiante de psicología. Amante del arte dramático, la música y el ajedrez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: