Antropología filosófica. Disertaciones 04.

 TAGS:

4. MI FELICIDAD.

¿He sido feliz? ¿Soy feliz? Son preguntas que van más allá de cualquier definición, concepto o creencia. Porque son lo que verdaderamente importa. ¿De qué sirve, saber qué es la felicidad bajo su diversidad conceptual o la creencia en lo que significa ser feliz bajo la filosofía o religión que la describa, si en la propia vida personal y particular de cada individuo no se percibe a sí mismo como un ser feliz o que puede ser feliz?

 TAGS:

A lo largo de mi vida, desde que era un niño, la felicidad se ha presentado con diversas facetas: la más sencilla era la de ser feliz con las cosas más simples: una paleta de leche -de aquellas que cuando yo era niño eran la novedad porque tenían la forma de una carita y costaban cincuenta centavos…

 TAGS:

Un paseo por la feria, que se ponía a un lado del mercado y cada año era esperarla con ilusión, porque entonces podía comerme un elote con mayonesa, un algodón de azúcar color de rosa montado en su palito,  TAGS:una manzana confitada, unos “hot cakes” de cajeta o mermelada de fresa, y subirse a la rueda de la fortuna, el gusano, ir al tiro al blanco y con suerte ganarse una figura de barro con la figura de un conejo o un perrito.

Sí, yo era feliz… Pero contar todos los momentos felices que viví cuando era niño, es muy largo; baste reconocer que recuerdo más momentos felices de mi infancia que de mi vida adulta. Y es extraño, porque la niñez también la recuerdo como una etapa de miedos y zozobra. Mi padre campesino y mi madre analfabeta no podían allegarse una vida muy pródiga que digamos; éramos más bien una familia pobre, a tal grado que mis ocho hermanos nunca los conocí porque los fueron encargando con los amigos y conocidos que mis padres encontraban por el camino. Sólo recuerdo una hermana que tenía catorce años cuando yo tenía tres, y que de pronto desapareció y jamás volví a saber de ella…

 TAGS:

Fue el momento más infeliz de mi vida. Y de ahí en adelante, sólo recuerdo a “la sagrada familia” como más tarde yo le llamaba: Papá, mamá y yo…  Pero supongo que harían un esfuerzo especial en la penuria, porque recuerdo aquellos momentos de la feria.

 TAGS:

Mi adolescencia fue más difícil, mi padre tuvo una embolia y prácticamente quedó impedido para valerse por sí mismo.

 TAGS:

Comencé a trabajar a los 13 años y mi felicidad estaba ahora en los libros y en las revistas ilustradas de Walt Disney.

 TAGS:

También, en las matinées de cine los domingos, y en ayudar al padre en la iglesia como acólito.

 TAGS:

Al final de la adolescencia y entrando a la juventud temprana, en el lapso de los 15 a los 18 años, descubrí dos nuevos placeres que me dieron momentos de felicidad inolvidables: jugar futbol y hacer teatro.

 TAGS:
Y en lo sucesivo, los momentos de felicidad y los momentos infelices se turnaron, porque ya para entonces yo trabajaba formalmente en el IMSS, y estudiaba la prepa.
 TAGS:En el último año de la prepa conocí a Isabel, nos hicimos novios y los momentos felices tomaron un cariz erótico; pero, los momentos infelices aparecieron en forma de celos y caprichos insatisfechos. Finalizó la prepa y a punto de entrar a la UNAM, a la carrera de Letras dramáticas, en la Facultad de Filosofía y Letras, me casé con Isabel y comenzó una nueva etapa de mi vida con una manera de ser feliz e infeliz totalmente nueva.

En esta nueva etapa de mi vida, a los 20 años, casado, podría decir que mi felicidad era completa. Tenía alguien con quien incluso esa felicidad se podía compartir. Tenía alguien que cuando era feliz, yo era feliz; pero también conocí una nueva modalidad de infelicidad: la de que si ella, Isabel, no era feliz, yo perdía mi felicidad.

A los cinco meses de casados concebimos nuestro primer hijo y fue una felicidad desbordante cuando nació el bebé. Luego, a los dos años llegó una niña….

Isabel, tuvo problemas y le extirparon la matriz. Yo, por mi parte, decidí hacerme lavasectomía.  TAGS:

Y fueron momentos extraños de felicidad por la bebita que ahora llegaba, pero de infelicidad por el estado de Isabel.

Y podría relatar cada momento de felicidad y de infelicidad, curiosamente siempre aparejados, mostrándome que la felicidad no es perenne, que la felicidad termina cuando la infelicidad toma su lugar. Y que es más fácil ser infeliz que feliz, porque la felicidad es tan frágil como las alas de una mariposa. Que ser feliz exige un esfuerzo por ser feliz, como cuando era niño, con las cosas simples, sin darle importancia a las cosas que no la tienen; y que la felicidad esta en relación directa con mi fragilidad.

¿He sido feliz? Sí; no tanto como hubiera querido, porque mi principal antagonista he sido yo mismo. ¿Soy feliz? Sí, ahora más fácilmente que antes. Los momentos infelices son ahora aquellos que logran sorprenderme…

 TAGS:¿Cómo lo he logrado? Como en el ajedrez, cada día proponiéndome aprender nuevas estrategias para ser feliz. Aplicando esa enseñanza del sabio taoísta: “Aquel que sabe cómo vivir, no tiene cabida en su alma para la desgracia”.  -¿Y cómo aprender a vivir, maestro?“Aprendiendo cada día del error que te lleva al fracaso…, pero no olvides que el error se viste de muchas maneras, y hay que estar alerta para reconocerlo.

 TAGS:

El sabio no es perfecto por eso debe conocer sus limitaciones, y su sabiduría radica en reconocer sus errores. Por eso, el verdadero sabio predica una doctrina sin palabras…

y lleva la alegría en su corazón”.

 TAGS:

Acerca de Técnica actoral y psicología
Director teatral y maestro de técnicas actorales. Estudiante de psicología. Amante del arte dramático, la música y el ajedrez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: